Los peligros ocultos detrás de tus platos de invierno favoritos: raclette y fondue

Raclette y fondue: los platos de invierno por excelencia

La raclette y la fondue son platos tradicionales que se consumen con la llegada de los días más fríos. A menudo son la ocasión para momentos entre amigos y son la excusa para festines invernales a veces un poco decadentes.

Según nutricionistas, el placer asociado al consumo de la fondue o la raclette no es infundado. Estos platos generan una intensa producción de dopamina, la famosa hormona de la felicidad. Por lo tanto, no es casualidad que estos platos sean tan apreciados por la gran mayoría de los franceses.

Raclette y fondue: platos originarios de regiones montañosas

La raclette y la fondue son platos originarios de regiones frías y montañosas. Para resistir los duros inviernos, estos platos se han convertido en indispensables para los turistas pero también para los locales.

La raclette es un plato tradicional suizo cuyos orígenes se remontan a la Edad Media. En todos los supermercados se encuentra el queso que está en el corazón de este plato: un queso a base de leche cruda con pasta sin cocer.

La fondue es un plato tradicional saboyano con orígenes muy antiguos también. El plato puede prepararse a partir de varios quesos de pasta prensada cocida que luego se mezclan con vino blanco. El resultado es una preparación muy sabrosa que puede degustarse con pan o carne.

Platos a menudo difíciles de digerir

Si bien estos dos platos ofrecen un placer de degustación inigualable, también son un desafío en el momento de la digestión. Pueden provocar acidez estomacal y dolores abdominales. El queso, a menudo muy graso, puede ser el culpable, pero también todos los alimentos que lo acompañan: embutidos, patatas o incluso pepinillos y cebollas.

Para facilitar la digestión de estos platos muy calóricos, los nutricionistas recomiendan optar por verduras como acompañamiento. Estos son ricos en fibra y facilitan el proceso digestivo.

Los especialistas recomiendan beber mucha agua antes y después de una comida rica. También puede ser beneficioso consumir jugo de limón en agua caliente para ayudar al organismo a recibir alimentos demasiado ricos.

Riesgos durante la degustación que no deben pasarse por alto

El consumo de estos platos también presenta otros riesgos importantes. Entre ellos, se encuentran las posibles quemaduras causadas por los recipientes: el caquelón para la fondue y el aparato eléctrico para la raclette. Los adultos deberán vigilar a los niños pequeños, más expuestos a movimientos torpes y por lo tanto a quemaduras.

Antonio Carbajal
Acerca de Antonio Carbajal 409 Articles
Me llamo Antonio Carbajal. Soy un apasionado de la cultura y la literatura. Me encanta viajar y conocer gente nueva. Disfruto compartiendo mis experiencias con los demás.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*